Imposición certera de medidas cautelares

Un logro del Tribunal Ambiental que conviene recalcar ha sido la imposición certera de medidas cautelares al amparo de lo dispuesto por el artículo 99 de la Ley Orgánica del Ambiente, cuya aplicación había sido suspendida por la Sala Constitucional tras una acción interpuesta en contra de dicha norma, pero que fue declarada sin lugar por la Sala Constitucional en todos sus extremos. Esto ha posibilitado la imposición de medidas cautelares para la protección de los recursos naturales con mucho mayor brío, lo que se ha visto complementado según lo regulado por los artículos 11 y 45 de La Ley de Biodiversidad.

Entre 2004 y 2014, el TAA impuso 744 medidas cautelares, la mayoría de ellas (un 60%) en los últimos seis años. Con estas medidas, se pudo detener mayores daños al ambiente y empezar a revertir o restaurar los que ya hubiese al momento de imponer la medida.

Como en el caso de los acuerdos de conciliación ambiental, las medidas cautelares son acatadas en un porcentaje sumamente alto por parte de los denunciados en los procedimientos ordinarios administrativos, aunado al hecho de que en algunos casos los imputados han incoado recursos de amparo en contra de las medidas cautelares que se han impuesto por parte del Tribunal Ambiental y la Sala Constitucional ha declarado sin lugar todas las acciones de amparo hasta la fecha, confirmando los efectos positivos de las medidas cautelares.